5º Domingo del Tiempo Ordinario

5º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

“Te llama por tu nombre”

Dios te mira, quien quiera que fueras. Dios te llama por tu nombre. Te ve y te comprende, él que te hizo. Todo lo que hay en ti le es conocido; todos tus sentimientos y tus pensamientos, tus inclinaciones, tus gustos, tu fuerza y tu debilidad. Te ve en los días de alegría y en los tiempos de pena. Se interesa por todas tus angustias y tus recuerdos, todos tus ímpetus y los desánimos de tu espíritu. Dios te abraza y te sostiene; te levanta o te deja descansar en el suelo. Contempla tu rostro cuando lloras y cuando ríes, en la salud y en la enfermedad. Mira tus manos y tus pies, escucha tu voz, el latido de tu corazón y hasta tu aliento…

Eres un ser humano rescatado y santificado, su hijo adoptivo; te hizo el don de una parte de la gloria y la bendición que emanan eternamente del Padre sobre el Hijo único. Has sido escogido para ser suyo… ¿Qué es el hombre, que somos, que soy, para que el Hijo de Dios tuviera por mí una preocupación tan grande? ¿Quién soy para que me… ascendiera a la naturaleza de un ángel, transformando la sustancia original de mi alma, me hubiera rehecho – yo que soy un pecador desde mi juventud – y para que hiciera de mi corazón su morada, de mí su templo?

Beato John Henry Newman (1801-1890), teólogo, fundador del Oratorio en Inglaterra

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.